Logo Loading

Enter your keyword

TUS SEGUNDAS NUPCIAS, ETIQUETA A OBSERVAR

Wedding Planner | El Salvador

TUS SEGUNDAS NUPCIAS, ETIQUETA A OBSERVAR

TUS SEGUNDAS NUPCIAS, ETIQUETA A OBSERVAR

Cuando se contraen nupcias por segunda vez, se tiene una visión más clara de lo que significa la vida en pareja, lo cual es una ventaja. El respeto, el amor y la confianza harán que funcione un compromiso matrimonial en cualquiera de las etapas de nuestra vida. No hay recetas con ingredientes precisos pero si oportunidades para rehacer la vida de pareja y colocarle la sal y pimienta que en el pasado tal vez nos hizo falta.

Las reflexiones sobre lo que se necesita para partir de cero, están presentes y nos servirán para enfrentar con mayor madurez este importante paso.  Todo ha ido evolucionando, el protocolo lo ha hecho también. Si bien es cierto hay quienes prefieren una boda más íntima con un pequeño comité conformado por  sus amigos y familiares más allegados, hay otros que quieren disfrutar al máximo del evento que probablemente se perdieron por distintas razones  (se casaron muy jóvenes, no hubo celebración, fue todo muy rápido, etc.). Hay quienes  se sienten tan afortunados de haber encontrado el verdadero amor, que no escatiman en tener la boda que siempre soñaron. En conclusión, el tipo de boda debe ser producto de una decisión personal, la que dependerá  solamente de la negociación y el acuerdo de lo que aspira la pareja, sin tener que complacer al mundo que les rodea.

Es importante tomar en cuenta los siguientes consejos a pesar de estar muy enamorado, ya que son los que dictan el buen gusto y la etiqueta a observar en ocasiones como estas.

Para que la pareja pueda anunciar su matrimonio, es necesario que ya estén legalmente divorciados. En cuanto al anillo de compromiso, dice el protocolo que la mujer podrá aceptarlo, pero no usarlo en público hasta que su situación legal o la de su prometido esté clara definitivamente, y ambos seguros
de su decisión. Ya estando divorciadas, se supone que las personas podrán celebrar una boda a su antojo. Sin embargo, también hay que mencionar que no conviene -por tacto y buen gusto- intentar opacar la primera boda.

Si la novia se casa por primera vez con un divorciado, son menos las restricciones para el tipo de celebración. Sin embargo no es de buen gusto el usar el traje blanco y tener damas de honor, esto ya es un extremo. Por el contrario, si la novia ya ha estado casada y tiene hijos, el compromiso suele anunciarse informalmente. Y siempre que haya hijos de por medio, deben ser los primeros en enterarse; es muy recomendable involucrarlos en la relación de pareja, así será más fácil explicarles sus sentimientos y que los acepten. Es crucial hacerles comprender que la nueva pareja no viene a reemplazar a su padre o madre, y que tampoco esta persona cambiará su relación. Sino que es una relación ganar-ganar, un nuevo integrante en la familia que colaborara en todo y cuya relación deberá estar  basada en el respeto mutuo.

Los pasos para organizar una boda no cambian, estos se volverán  complejos o sencillos dependiendo de la magnitud de la celebración.

Pero  básicamente se resumen en:

  1. Visualizar el tipo de celebración que se quiere
  2. Decidir la fecha,
  3. Elaborar la lista de invitados,
  4. Solicitar la documentación legal necesaria (partida de nacimiento, carta de soltería, acta de divorcio)
  5. Elaborar un presupuesto para la contratación del salón u otro espacio para una boda no convencional (playa, posadas, haciendas, etc.).
  6. Servicios de catering, comida y bebidas,
  7. Agrupación musical e invitaciones;
  8. Planificar la luna de miel,
  9. Elegir los anillos matrimoniales -aunque sólo se trate de una ceremonia civil- y demás detalles necesarios para la ocasión.
  10. Librarse del estrés contratando una wedding planner que no solamente ofrezca asesoramiento a la pareja sino que la libere de las múltiples tareas que, seguramente, interferirá con su ritmo de vida actual, familia e hijos.

OBSERVA con detalle estas recomendaciones y tendrás una boda inolvidable y dentro de lo que dicta el buen gusto y la etiqueta.

No Comments

Post a Comment